Los signos y sus sentimientos opuestos

Es normal que en el día a día cada signo se encuentre en una batalla constante contra un par de sentimientos opuestos. Según la Astrología los signos tiene ciertas características generales que le definen, unas muy positivas, que bien desempeñadas nos ayudan a crecer y triunfar en la vida, pero que al mismo tiempo poseen su antagonismo, lo contrario, la negativa, el famoso proceso de polaridad, el yin y el yang.

El poder identificarlas nos ayuda a utilizar esa energía de forma positiva y combatir la negativa que solamente nos causa problemas personales, sociales y amorosos de todo tipo.

Por ejemplo, cuando se le pregunta a alguien cuál es el sentimiento opuesto al amor, muchos dicen “el odio” cuando lo cierto es que es “el egoísmo” pues del mismo se engendran todos los males siguientes, entre ellos la envidia, el rencor y finalmente el odio. ¿Tendrá el mal de ojo un sentimiento opuesto?

Aries y sus sentimientos opuestos
Valentía vs. temeridad

Muchas personas confunden el coraje y la valentía con la temeridad. El primero es positivo, nos ayuda a enfrentar con decisión cualquier dificultad que se nos presente, pero la temeridad es negativa, consiste en alardear, en poner la vida en peligro inútilmente.

Como esa persona malcriada que por hacerse “el Número Uno” conduce irresponsablemente su auto a gran velocidad en una carretera y se ríe de los demás que le piden que no ponga en riesgo su vida, llamándoles “cobardes”. El hombre o la mujer valientes son inteligentes, el temerario es necio.

Tauro
Persistencia vs. pereza

Tu signo sabe ser paciente, esperar y hacer las cosas con ecuanimidad, sin precipitación, lo cual es una cualidad maravillosa para lograr resultados estables y confiables, que te generen fortuna, pero esta magnífica virtud no debe confundirse con la pereza, o el exceso de comodidad que muchas veces tiende a que se aplique la “ley del menor esfuerzo”.  

Como consecuencia, de sentimientos opuestos, se aumenta de peso por falta de ejercicios, o se espera tanto para hacer algo que esa lentitud exaspera a quienes esperan una respuesta rápida en situaciones que requieren decisiones inmediatas sin mucha demora

Géminis
Ingenio vs. superficialidad

Los geminianos tienen una gran agilidad mental y rapidez de mente. Entienden enseguida las instrucciones y tienen gran facilidad de palabra y comunicación de ideas. Son los periodistas excelentes y los oradores brillantes.

Ahora bien, cuando utilizan esa gran facilidad de palabra para no parar de hablar día y noche, con el sol o la luna llena, agotando hasta el cansancio a su pareja.   O a quienes no pueden soportar estar junto a quien “no sabe estar un minuto con la boca cerrada” entonces se vuelven vanos, superficiales y con tal de hablar empiezan a comentar y murmurar.

Una cosa es la plática inteligente y amena, y otra la cháchara interminable de quienes no saben callarse, ¡cuando todos a su alrededor están deseando que lo haga!

Cáncer
Sensibilidad vs sensiblería

Aquí tenemos dos aspectos de algo parecido. La sensibilidad es la que nos ayuda a ponernos en lugar de los demás, en respetar a los seres humanos, animales, plantas, el ambiente en general, las causas nobles, ayudar a los desvalidos, se puede equilibrar a la compasión, que es un sentimiento noble, desposeído de egoísmo.   La sensiblería, sin embargo, es lamentarse y no tomar acción.

Una actitud sensible, digamos, es la que asume alguien que va manejando y ve en la calle una paloma que cayó del nido, entonces detiene el auto, para el tráfico, sale, recoge la palomita y la pone a salvo en un lado seguro. La actitud sensiblera sería no hacer nada, seguir de largo y llorar por “la pobre palomita” que se cayó del nido y exclamar “no puedo ver eso, qué tristeza me da”.

Leo
Generosidad vs. arrogancia

Ser generoso, ayudar desinteresadamente a los demás es un signo regio, real, como corresponde a Leo. Cuando se obra de esa manera el gesto humano se aprecia en todo su extensión y nadie se siente humillado al recibirlo.

Lo contrario ocurre cuando se hace todo un show de esa generosidad o la persona se vuelve orgullosa, arrogante, altiva, pensando que por tener cierta posición o dinero tiene toda la razón y le ampara el derecho de humillar a otros, o cuando despilfarra los bienes ajenos para hacerse el generoso, o sea: “ser muy dadivoso con el dinero de otros”.

Virgo
Diligencia vs. entrometimiento

La capacidad de trabajo y servicio de Virgo es única, es el trabajador incansable y la persona confiable que asume responsablemente sus obligaciones.

Esto es maravilloso, pero cuando se va a los extremos y se busca el detalle minúsculo para estarlo señalando constantemente o se incide en la crítica constante de quienes trabajan o conviven con uno entonces esa actitud se convierte en algo insoportable.

Libra
Tacto social vs. indecisión

La sociabilidad librana y su sentido de armonía y equilibrio son proverbiales. No hay nadie mejor que un libra para moverse en un grupo, ser un anfitrión diplomático, con tacto y elegancia, y saber cómo poner paz en medio de una discusión o conflicto.  

Sin embargo, los sentimientos opuestos de Libra suele ser su indecisión, o falta de determinación en los momentos importantes lo cual le hace vacilar.

Si “hago o no hago” esto, una cosa es analizar lo que se está realizando para prever las consecuencias, y otra dejar que la indecisión paralice la vida.

Escorpión
Justicia vs. venganza

Estos sentimientos se confunden mucho y hay quien lamentablemente se escuda detrás de la Justicia para actuar vengativamente.  

Si por ejemplo, estás en una guerra, pues tienes que pelear y tratar de ganar al enemigo. Sin embargo, cuando ese enemigo se rinde y ya está indefenso, vez que está inmovilizado, se le abusa, pega, tortura, insulta, ya eso no es justicia, es venganza.

La justicia es noble, la venganza es un sentimiento mezquino.

sentimientos-opuestos
Para más información

Sagitario
Sinceridad vs. desconsideración

¡He aquí algo que confunde mucho a los sagitarianos! Una cosa es la sinceridad, honestidad y franqueza, no engañar, decir lo que se siente y no mentir, no fingir ni hablar aquello que es falso.

Y la otra es pensar que se tiene derecho a ir por el mundo hiriendo a todos. Restregándoles en la cara “su verdad” y, señalándole abiertamente sus defectos. Delante de todos con el pretexto de “soy muy sincero y no puedo engañar a nadie”

Si esa persona es fea, se lo digo.  No olvides que “tu verdad” no es “la verdad” de otros y con una actitud de sinceridad mal entendida estarías causando mucho daño.

Capricornio
Diligencia vs. fatalismo

El capricorniano diligente se crece frente a las dificultades. Las enfrenta con realismo, disciplina y decisión. Sabe cómo actuar en cada momento porque no se hace ilusiones vanas. Tiene los pies sobre la tierra sin perder su optimismo y sentido del humor.  

Lo contrario es el fatalismo “saturniano”. Nombre que recibe por el signo que rige. Los sentimientos opuestos hacen ver todo negro, negativo, pensando lo peor. Sospechando de todo el mundo, e incapaz de soñar y ver el lado hermoso de la vida.

Acuario
Originalidad vs. indisciplina

Una cosa es ser original, inventando algo nuevo, creativo, diferente y otra cosa es hacer un trabajo mal hecho por “salir del paso”.

No seguir las indicaciones o método, que viene indicado, para realizar una tarea dejando todo a la inspiración, cuando hay cosas que deben seguirse al pie de la letra.

Sobre todo cuando se arregla un equipo electrónico o se arma un mueble que viene en una caja, para no acabar haciendo una basura

Piscis
Compasión vs. lástima son los sentimientos opuestos

Hay quien confunde ambos sentimientos. La compasión es positiva, nos ayuda a aliviar el dolor ajeno, la lástima trae tristeza.

Si vas a visitar un hospital, donde hay niños enfermos y vas con compasión les vas a llevar alegría, risas, te disfrazas de payaso y les haces pasar un rato estupendo.

Si vas con lástima entonces tu rostro denota tristeza, les llevas ese dolor y al mismo tiempo cuando te vas, ¡los dejas peor que cuando llegaste! La compasión es activa, la lástima es pasiva. La compasión no humilla, la lástima, aunque uno no se lo proponga, tiende a humillar inconscientemente.