¿Existe el Mal de Ojo?

¿De donde proviene el llamado Mal de Ojo?

Realmente ¿Existe el Mal de Ojo?. Desde que éramos pequeños hemos escuchado frases como: “¡cuidado, esa persona echa mal de ojo!”, o “¡ponle esto al niño para protegerlo del mal de ojo!”, que lo cuide los ángeles custodios, entre otras.

Esto a causa de que el llamado “mal de ojo” atrae la desgracia, proveniente de la envidia de otra persona hacia nosotros, de su deseo consciente o inconsciente de que las cosas nos salgan mal, desde el trabajo hasta el amor.

¿A qué se llama Mal de ojo?

Se llama mal de ojo precisamente porque uno, sin querer, atrae la mirada del otro, ese que nos mira con envidia, con malos sentimientos, y es esa mirada la que fija en nosotros esa maldad, que absorbe nuestra energía, nuestra potencia, nuestro entusiasmo, nuestra capacidad de actuar, haciendo que lo bueno vire hacia el mal.

¿Existe el mal de ojo transmitido por personas?

En base a esas conjeturas hay gentes tan envidiosas que llevan dentro su maldad y con tan solo fijar su mirada en la persona elegida, pueden hechizarnos con el mal de ojo, causándole todo tipo de infortunios uno tras otro, provocando continuos episodios de mala suerte, desgracias, decepciones amorosas, calamidades y enfermedades.

existe-el-mal-de-ojo
Más información

¿Cómo se puede combatir el hecho de que existe el mal de ojo?

No obstante existen herramientas y mecanismos para combatir el llamado “Mal de Ojo”.

Como por ejemplo: las oraciones a los santos, las cruces u objetos religiosos que se llevan en el cuerpo, los llamados “ojos” mágicos, las patitas de conejo, las estampas de santos.

También, las imágenes en cadenas que se cuelgan al cuello, amuletos y talismanes, o azabaches que se le ponen a los niños recién nacidos.

Hay quienes colocan saliva en la frente de los niños, o les envuelven con humos de tabaco o inciensos, entre muchas más.

¿De dónde proviene la existencia de el mal de ojo?

El ojo de Horus

Ahora bien, para explicar un poco su procedencia, el “ojo de Horus” se refiere al dios Horus. Uno de los más importantes de la mitología egipcia.

Según la historia en una de las grandes batallas de los dioses Horus perdió el ojo izquierdo. Pero gracias a la intervención del dios Thot se le sustituyó por el llamado Udyat a fin que Horus pudiera recuperar la vista.

Debido a esa razón se le atribuyen cualidades mágicas y simboliza el orden, el estado perfecto y la estabilidad.